CUANDO LAS OPORTUNIDADES TOCAN A TUS PUERTAS.

La medida que tomó la directiva Indígena al separar a cuatro jugadores por bajo rendimiento, ha servido para abrir la puerta a cuatro jóvenes más: Jesús Centeno, Lenín Morán, Daniel Roque y David Mairena, a los que se suman los yá miembros Guillermo Mendez, Jairo Mairena y Carlos Martínez, en los cuales ya recae una gran responsabilidad, pues les ha llegado la hora de demostrar que esto del relevo generacional es una cuestión de lógica elemental.

Pero no es por el solo hecho de ser jóvenes que ya tienen el mundo a sus pies.  Entre “una montonada” de chavalos, entre los cuales seguramente hay muchos mejores que ellos inclusive, pero que por diferentes motivos no pueden estar en el equipo, es a estos jóvenes que se están inscribiendo en quienes se ha depositado la confianza del cambio.  De nada sirve si se ha llegado a esta posición, para llegar a ser uno más del montón.

En la vida en ninguna Universidad te enseñan iniciativa, creatividad y deseo de superación… el hambre de triunfo, las agallas, el coraje, etc.  Depende de la persona exclusivamente, y no es que no se puede caer, sino que hay que tener el suficiente corazón para levantarse, para aprender lo positivo de cada caída y mejorar cada día.  Que lleguen a fijarse en lo bueno que hacen los demás jugadores, porque lo malo se aprende no solamente dentro de un equipo, sino en todos lados.  A partir de ahora a escribir una nueva historia, a luchar, a fajarse.  Preocúpense a nivel personal en mejorar sus habilidades, practiquen y corrijan.  Ahora les toca dar cuenta de sus propios resultados.  Junto a eso la humildad,  la fé y la esperanza en Dios les será de mucha ayuda, así que a poner su parte.

20180302_173225

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook